Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso. Más información. aceptar

José Vaccaro Ruiz

José Vaccaro Ruiz ha sido premio “Isla de las Letras 2011” con su novela “Ángeles negros”, siendo “No dar papaya”, editado por Nova Casa Editorial, su séptimo libro publicado.

José Vaccaro Ruiz ha sido premio “Isla de las Letras 2011” con su novela “Ángeles negros”, siendo “No dar papaya”, editado por Nova Casa Editorial, su séptimo libro publicado.

Su estilo es directo y afilado, se ocupa de temas políticamente incorrectos: “La Vía Láctea” sobre el canibalismo infantil, “Catalonia Paradís” refleja la corrupción urbanística, “Tablas” el mundo de las altas finanzas como protagonista, “La Granja” el negocio del snuff movie en la red, y en “El Invitado de Nunca Jamás” el crimen incestuoso. Todos ellos universos plácidos donde los haya.

Abogado y arquitecto, aporta la experiencia vivida como profesional liberal y funcionario poniendo el acento en la política, el derecho y la economía, al tiempo que descubre la trastienda oculta detrás de los sepulcros blanqueados de los consejos de administración, los parlamentos o las ONG.

Se le ha comparado con Vázquez Montalbán, y sus novelas han sido presentadas en Getafe negro y bcnegra, “La Granja” y “La Vía Láctea” han sido traducidas al búlgaro. Sus relatos aparecen publicados en la revista digital “narrativas” y colabora también en “culturamas”. Ha formado parte de diversas antologías, entre ellas “El hilo de Sofía” publicada por la Universidad de Sofía: 18 escritores españoles en clave de cuento.

Gustavo Vidal ha dicho de él: «Adentrarse en cualquier novela de José Vaccaro es perder la inocencia», y José Luis Muñoz ha elogiado la renovación del género de la novela negra que él aporta, sacándola de los castigadores detectives de gomina y gabardina y de las tramas convencionales de policías y ladrones. Por su parte, Jesús Palacios dice de él: «Nos describe la nueva España del euro y la crisis, culpable y víctima a la vez, donde el pez grande se come al chico».

En “No dar papaya”, y con Barcelona por escenario, hace un retrato histórico de la delincuencia desde el Franquismo y la Transición hasta el presente, nuevas formas para tiempos nuevos —como dice Tomaso de Lampedusa, es necesario que todo cambie para que todo siga igual—, con multitud de tramas paralelas que tienen por protagonista central a un usurero cojo, jorobado y al que le faltan dos dedos, Jacinto Cortés. Como dice la novela «más avaro que Scrooge, el personaje de Dickens, y más descreído que el marqués de Sade».

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés